Derecho a la Ciudad y la Vivienda

El mundo actualmente se encuentra en plena Crisis Climática y de los Ecosistemas, donde uno de los factores de esta crisis es la gran urbanización. Chile en particular cuenta con más del 87% de la población viviendo en ciudades, donde se consume la mayor cantidad de recursos naturales y se presentan las mayores desigualdades. Hoy a pesar de la gran cantidad de población viviendo en ciudades chilenas, una parte importante solo puede hacerlo en condiciones materiales indignas, sin la seguridad de una vivienda propia, muchas veces exponiendo su vida y la de su familia. 

En este contexto, es que reconocemos la necesidad de que la nueva constitución reconozca el derecho a la ciudad, para que todas las personas puedan acceder a sus beneficios y que no se generen ciudades o partes de ciudades de distinta categoría. Para esto, se debe tener en cuenta a la ciudad como un bien común, donde primen los principios de inclusión, de justicia social, de sostenibilidad y sustentabilidad. Además, la ciudad se debe administrar y gestionar de manera democrática y justa. 

Además, creemos fundamental que la nueva constitución defienda el derecho a la vivienda, debido a su rol fundamental para la protección y el desarrollo de la persona. Las viviendas deben responder a las necesidades personales y culturales, siempre teniendo en cuenta su relación con el medio ambiente y los ecosistemas. 

Derechos y deberes constitucionales 

  1. Derecho a la Ciudad
  • Derecho de todos los habitantes, presentes y futuros, a usar, ocupar y producir ciudades justas, inclusivas, democráticas y sostenibles, definidas como un bien común esencial para la vida plena y decente dentro de los principios de sustentabilidad y justicia social.
  • La ciudad debe ser entendida como un bien común, garantizando la función social, ambiental y ecológica de la propiedad y de la ciudad. Debe ser ambiental, económica y socialmente sustentable, planificada hacia la integración social, ambiental y la igualdad territorial con el objetivo de alcanzar ciudades integradas, conectadas, incluyentes y equitativas.
  • Las ciudades deben ser democráticas, garantizando la participación en la toma de decisiones relativas a la planificación y al gobierno, democratizando los recursos y bienes comunes que ofrece la ciudad, las cargas y beneficios que genera, la posesión del suelo y el uso de los espacios urbanos.
  • Se debe promover una economía desmercantilizada en la ciudad y el fortalecimiento de una economía social y de pequeña escala, orientando una cultura colaborativa, horizontal y solidaria que genere ciudades diversas y mixtas. Además, se regulará la utilización del suelo de acuerdo con el interés general, evitando la concentración de la tierra en pocas manos y los procesos de gentrificación. 
  1. Derecho a la vivienda
  • Derecho de todos los habitantes de vivir en una vivienda adecuada a las necesidades personales, dotada de las condiciones materiales y del acceso a los servicios básicos, según se establezca en la ley. Debe considerar siempre la pertinencia cultural, ambiental y social de la vivienda. 
  • Consiste en que toda persona contará con una vivienda que permita disponer de un lugar donde poderse aislar y refugiar, tanto individualmente, como junto a su familia, con un espacio, seguridad, iluminación, ventilación, infraestructura y servicios básicos adecuados, entre otras exigencias.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *